Examine Este Informe sobre challas en meiggs

25 Si de recaudar hacienda se trataba, se necesitaba un sitio más amplio que las casas de las autoridades y empresarios comunales. Figuraí lo planteaba un conocido Abnegado 76, que en la nota titulada Sería Obra de Progreso, aparecía en El Comercio explicando la conveniencia de construir un teatro-circo en Melipilla, mediante el esfuerzo de la sociedad: Ustedes saben, que la velada organizada por la señorita Zúñiga produjo la suma de quinientos pesos más o menos, y si el mismo Congregación de señoritas que tomaron parte, u otras sociedades, más el centro literario de niño, aúnan sus esfuerzos y dieran periódicamente sus veladas, en poco tiempo se reuniría suficiente para la construcción de un teatro, aunque fuese de material insignificante 77. Este tipo de advertencia caló hondo en la comunidad, porque existía más de un hacedor que favorecía la instalación de un teatro Triunfadorí en Melipilla. Primero, el edificio no debía ser pomposo, porque carencia en la Edificación citadina lo era. Luego, el espíritu de incipiente progreso comercial y de sobreponerse a los daños del terremoto animaba al poblado a tener singular de los instrumentos constitutivos de una ciudad que se preciara de ser Cabezal del Sección. El tercer creador en cuestión, la aparición del tren, había sido de tan poderoso aliento que los comercios florecían y podían atraer fácilmente a compañíVencedor artísticas de Santiago. Cuarto, la ciudad contaba con personas que estaban en condiciones de presentar números artísticos. Aún se agregaba 76 La actos de citar personas indirectamente, bajo apodos, Triunfadorí como firmar notas con seudónimos o sin siquiera poner el crédito, eran prácticas habituales en los periódicos melipillanos de esta parte del siglo. 77 El Comercio, 6 de octubre de que la actividad circense en Melipilla era permanente, con habituales presentaciones de distintos circos que recorrían Santiago, la costa central, Melipilla, El Monte, Talagante, quedándose por semanas y meses, alojando peleas de box y actividades sociales al interior de las carpas.

33 Carnaval de febrero. Era lo que Melipilla había anhelado y perfectamente lo sabía el empresario Castro, que en 1913 exhibió la acoplamiento fílmica de Los Miserables, la que debió ser mostrada en dos díTriunfador, porque era muy extensa: contaba con metros de distancia y venía en un total de 25 rollos. Fue el principal filme del año, contiguo con Quo Vadis. Pero al parecer no todo el mundo gustaba del estado de las cosas, porque ya en esta data el cartel que anunciaba la programación del teatro, ubicado en Plaza de Armas, aparecía destruido por paseantes que lo estropeaban. A pesar de su estrechez, igualmente la ciudad tenía otras entretenciones, conocidas tanto por los hombres del pueblo como por los de las haciendas, que concurrían a los numerosos prostíbulos ubicados en los cuatro puntos cardinales, desatando la molestia de católicos, liberales, conservadores y radicales, los que hacían sus descargos en la prensa 96. La ciudad crecía y con ella los deportes: el ciclismo y los clubes de fútbol, como el Baquedano y el Ají, surgían de la mano de clubes de tiro y box. A todos ellos se les denominaba sports. Quiénes practicaban los sports? Los sportsmans que en sus fields jugaban games. Esa Bancal la nomenclatura de la época para las nuevas prácticas sociales provenientes de la Civilización anglosajona. Entre tanto el Teatro Melipilla introducía variaciones en dos ámbitos que expandirían la popularidad del recinto: la música y los géneros. El séptimo arte mudo estaba acertadamente y era una ventana al mundo, pero el afonía podía ser evitado. En Santiago aunque se hacía y el Melipilla comenzó a musicalizar las proyecciones con una banda de músicos en el interior del teatro. Esto fue de total inclinación, pero acarreó problemas con el precio de las entradas, que debía subir considerablemente, y con la continuidad de intérpretes que sólo excepcionalmente podían tocar.

Rociador de ducha Sensea Poliedro redondo en fracasado cromado con chorro finalidad copia. Cuenta con picos de base de silicona y el...

To ensure the functioning of the site, we use cookies. We share information about your activities on the site with our partners and Google partners: social networks and companies engaged in advertising and web analytics.

Así lo consigna el publicación El Comercio en octubre de Los díVencedor previos al aniversario de la ciudad y en la antesala de una nueva publicación de la Fiesta de la Primavera, no obstante existía una comisión constituida por comerciantes y autoridades, quienes realizaban constantes actividades sociales, algunas con ánimo celebratorio de santos, cumpleaños, despedidas, bienvenidas o afanes de caridad, y siempre con momentos artísticos durante esas veladas. La sociedad de Melipilla está sacudiendo el parálisis en que tanto tiempo estuvo sumida y puede decirse que ha empezado para ella una nueva Cuadro, una etapa más animada, más agradable y todavía más social. Las fiestas patrias, la velada del centro inmaduro, el concierto organizado por la señorita Guillermina Zúñiga y la charla ofrecida por el señor Enjuiciador Ilustrado han infiltrado nuestra sociedad la simpatía por estas reuniones francas, amistosas, que establecen entre las familias esa mutua confianza que tan agradable las hace 75. Es que había muchas causas de filantropía por esos díCampeón previos al centenario de Pimiento. El constante suministro de remesas para el hospital, la banda de músicos a quienes había que costear sus retretas de valses, polkas, marchas, y fantasías de ópera el futuro monumento a Ignacio Serrano, las escuelas públicas y la Iglesia. Todas eran consideradas loables causas y obtener patrimonio era un imperativo, aunque había un problema. 74 Vicuña Mackenna citado en op. cit. Ruiz-Tagle, p El Comercio, 1 de octubre de

Éste se basamento en documentos de prensa locales de la época, como son los siguientes periódicos melipillanos: La Constitución, La Nación, El Comercio, El Influjo, La Voz del Pueblo y El Labrador, Triunfadorí todavía como otros periódicos nacionales y ciertas revistas de circulación en la ciudad de Melipilla 45. Esto contribuirá a contextualizar y añadir los datos necesarios de diversos aspectos en torno a los teatros, desde el modo de programación que tenían, el tipo de Agencia con que contaban, la situación político-social que se vivía en Melipilla durante el siglo XX, además de otros aspectos relacionados con las costumbres particulares y la vida cotidiana en estos espacios de coincidencia social. Finalmente, el otro expediente informativo de la investigación es la entrevista etnográfica 46. A través de ellas se accedió a diversos testimonios de informantes que vivieron y/o recibieron narraciones sobre cómo eran los teatros de la época y las diversas prácticas sociales que se daban en ellos 47. Particularmente, la información proporcionada por fuentes testimoniales se utiliza para complementar la evidencia entregada por la revisión de fuentes documentales, y que fue obtenida a través de un muestreo por oportunidad 48, facilitado también por el conocimiento previo de la ciudad Para la índice completa de las fuentes de prensa que se consultaron, se sugiere ver el apartado Referencias. 46 Para profundizar más sobre la construcción de entrevistas etnográficas véase: Guber, Rosana, La etnografía, Buenos Aires, Editorial Norma, Respecto de la relación completa con los entrevistados, se sugiere ver el apartado Referencias. 48 Hernández, R., Fernández-Collado, C. & Baptista, P., Metodología de la Investigación, cuarta impresión, México, McGraw-Hill e Interamericana Editores, 2006, p La etnometodología política posee técnicas no invasivas, como la observación pasiva de interacciones utilizada en este estudio. Tilly, Charles, Afterword: Political Ethnography Figura Art and Science en Qualitative Sociology, 29 (3), 2006, p

Mientras, en los barrios sucedían cosas, pocas, aisladas, llenas de la adrenalina por exponer el cuerpo y una vida frágil que necesitaba cobijo. Allí la Iglesia Católica en Melipilla, tal como en todo el país, fue refugio de muchas voluntades de asociatividad que vieron en la cruz de Cristo una válvula de escape. Enrique Valdés, quien sería un actor relevante en la vida política y cultural de Melipilla al crear el Centro Cultural Pehuén, fue individuo de aquellos que vivió la niñez, adolescencia y primera pubescencia en los setentas, allegándose a la parroquia La Merced y a los grupos que allí se formaban para asociarse con otros. Empecé a participar cuando tenía 14 años, cualquiera me llevó. Había varios grupos, se aumentaron posteriormente, llegaron personas mayores incluso. Mi inquietud era la asociación, porque nos vimos limitados. Era recomplicado juntarse, pero la Iglesia daba esa posibilidad. Ahí me hice mis grandes amigos y a través de la Décimo eclesiástica y social empezamos a pensar qué pasaba en Melipilla y en el país, y nuestra función como grupo fue de apoyo, a los que hacían catequesis, en el expansión de la música. Con algunos amigos de ahí fundamos el Pehuén, y lo mismo estaba ocurriendo en la parroquia San José y en la parroquia San Agustín. Por cosas naturales empezamos a interrelacionarnos, a desarrollar teatro en el mismo templo sobre las cosas que nos ocurrían como sociedad. Al tejadillo del catolicismo, las vocaciones artísticas fueron creciendo y alimentándose. Pero si acertadamente los grupos juveniles hacían sus trabajos en parroquias, a la par intentaban soportar a agarradera peñas que pretendían fueran ocultas de los militares, aunque Melipilla era una ciudad tan pequeña que difícilmente resistía que una parte no supiera lo que hacía la otra. En 1978 se pro

84 a pesar que la entrada costaba más del doble que para una función de cine habitual. El municipio asimismo se dejó soportar por este ímpetu y en 1960 promovió la presentación de los montajes A mi me lo contaron, de Lucho Córdova, y Nadie puede saberlo, de Enrique Bunster, ambas llevadas a escena por el Grupo Teatral de Obreros y Empleados Ferroviarios de Santiago. El horario no fue el más atinado, porque a las 10 de la mañana de un domingo no se podía contar con una concurrencia importante. La actividad coral, otra de las iniciativas impulsadas por el Ateneo, fue la que siguió al teatro en importancia en su presencia en la ciudad. Y para demostrarlo había que copular un festival, hacer presente en el Teatro Serrano que el canto coral Cuadro una realidad. De esta forma, el 23 de octubre de 1960 se acogió al Coro de la Universidad Católica, al Coro Polifónico de Rancagua, al Coro de la Universidad Técnica del Estado, al Coro Polifónico de Santo Antonio, al Coro de Profesores de Valparaíso y al Coro de Profesores de Melipilla. El trabajo realizado por el Ateneo Juan Francisco González había calado lo suficiente en la comunidad como para producir un interés permanente en las artes, pero especialmente en el teatro, tanto para ser parte de sus diversos cursos como para asistir a sus obras. En 1961, tras la partida de Larenas, un joven muchacho quedó a cargo del taller de teatro práctico. El mismo que un año ayer había entrado a la Escuela de Teatro de la Universidad Católica satisfecho de entusiasmo, y que diez años antes había recibido el premio al segundo lugar en un concurso de disfraces de la fiesta de la primavera. Era Ramón Núñez, hijo de Oscar Núñez, que miércoles, sábado y domingo, en dependencias del Club de Leones, imponía su disciplina y compartía los conocimientos de arte dramático que sus maestros le entregaban.

243 El Mercurio, citado en op. cit. Errázuriz, p La Secretaría Doméstico de la Pubescencia, en su capítulo melipillano, se inauguró el sábado 10 de agosto en el Cine Palace, con la presencia de números artísticos de colegios y liceos y del Conjunto Folklórico Municipal. Melipilla fue parte de este proceso y sus teatros atestiguaron este tránsito cultural en el que todo el país se encontraba. Para 1974, por orden de la Secretaría Militar de Gobierno, el alcalde subrogante citó a directores de establecimientos educacionales y otras instituciones de la ciudad para crear un instituto cultural que sirva de pulvínulo a instituciones que canalicen inquietudes de mayor nivel cultural y educación para nuestro pueblo. Los presentes a la cita aprobaron el nominación de un Consejo Cultural compuesto por cinco miembros y que tendrá el mandato de asesorar al alcalde en la promoción cultural de la comuna. El consejo quedó formado por Edelberto Elgueta, Nelson Retamales, Abel Fuenzalida, Carlos Avilés y Horacio Carreño, siendo el secretario Hernán Morales 245. Folcloristas, educadores e historiadores tomaban parte de la orgánica cultural que la dictadura planteaba para la nueva Bancal del país. Vencedorí, la presencia del folklore en Melipilla creció con instancias como el Festival Melipilla Renace, realizado en agosto de 1974 en el Recinto Alberto González Godoy. Organizado por la Secretaría Doméstico de la Adolescencia, a través de su capítulo melipillano, tuvo gran concurrencia y coronó como campeón al conjunto Esperanza y al joven solista Washington Gómez, quien sería figura importante en la historia de la ciudad al convertirse en la voz y guitarra de la canción Canto a Melipilla. Un año a posteriori, el municipio impartió en talleres de enseñanza básica clases de cuecas, refalosas, sajurianas, chapecaos, cielitos, pequén y sombrerito. Los monitores eran María Catrián Ruiz, Washington Gómez, Alicia Hidalgo, Hernán Ruiz, entre otros, y celebraban ese 18 de septiembre un festival de folklore escolar 245 El Labrador, 15 de septiembre de

Al respecto: Oxman, I., Rowlands, J. & Berezin, A. (eds.), La Gran Comunidad. Una excursión por el circo chileno, Santiago de Ají, Editorial Cuarto Propio, 2010, pp En consecuencia, no resulta extraño que para 1897 se creara la Sociedad Ignacio Serrano cuyos fines plasmados en sus estatutos eran la mutua protección, la ilustración, i todo lo que tienda al perfectamente estar pudoroso i material de sus miembros 62. Al menos para 1898 aunque se contaba con cañerías que traían agua del río para tres calles y con el gran anhelo y garantía de progreso: el tren. La llegada del tren fue un hito sin precedentes para la comuna. Significó una modificación urbana con el ensanchamiento de sus calles y mayores garantíFigura para un comercio que aunque no debía traer su mercadería a mula desde Santiago, sino que podía cargar hasta 100 kilos en las máquinas a vapor. Santiago quedaba a una hora y 45 minutos, y la periodo se convertía en un centro social y económico. Campeóní, cero de raro fue que con la novedad férrea se generara una mayor conectividad en todo orden de cosas, permitiendo que giras artísticas contemplaran arribar a Melipilla. El mundo impávido se abrió para el poblado con la venida del tren en las postrimeríFigura de un siglo XIX que se iba con actividad sísmica permanente, contorno fértil para la aparición de charlatanes como el astrónomo Tomas Michaels, quien había predicho que una parte de Sudamérica se hundiría, profecíVencedor que en el valle del Maipo serían parte de las creencias permanentes. Con este nivel de pincha aqui ampliación, Melipilla llegó al siglo XX saludando tímidamente y encorvada por las preocupaciones habituales: las luminarias funcionaban pero siempre tenían problemas; las acequias se secaban y plagaban de putrefacción el aire; la escasez de carne; la viruela que ponía contra las cuerdas a los 62 La Constitución, 15 de agosto de

Tras ello, los menores se dirigieron al Palace. En las afueras, los esperaba un desfile de abrigos de piel que los niños de la cuadra se sorprendían de ver. El cine, erguido al borde de un canal, se transformó esa tarde en un castillo de la incorporación sociedad Particular que esperaba sentada cuando la fila de cabezas rubias subió al escenario. El sabido, silente, escuchó las tres partes de un espectáculo donde interpretaron obras de Schubert, Mozart, canciones folklóricas austríacas y alemanas. La impresión de los asistentes no pudo ser mejor reflejada por el periódico Específico: Con este espectáculo, Melipilla se pone al nivel de las grandes ciudades del mundo 260. Es que la ciudad tenía aspiraciones y el país asimismo poseía las suyas. Un poco exageradas, ciertamente, porque el club melipillano Ignacio Serrano anunciaba su interés en contratar a Leonel Sánchez y Rubén Marcos 261, y Colo Colo decía encontrarse ad portas de enrolar a Pelé en su equipo. Falta raro en el contexto de un chauvinismo de las dictaduras latinoamericanas, que contrastaba con la crisis económica producto del alza del petróleo y la caída del dólar. Fueron días en que irrumpieron los Chicago Boys y se inició la implantación de un nuevo sistema económico para Ají con el inauguración del Aplicación de Empleo Pequeño 262, que contrataba mano de obra permuta para 260 El Labrador, 11 de mayo de Jugadores del equipo de fútbol de la Universidad de Pimiento, conocido como el Ballet Zarco y de la selección chilena. 262 Instaurado en 1974, al inicio de la dictadura, el PEM (Programa de Empleo Pequeño) se extendió durante casi todo el resto del régimen. Se estima que los sueldos de los trabajadores adscritos al PEM no alcanzaban a un salario insignificante de esos años. Adicionalmente, no está claro si siempre se les pagó derechos previsionales o seguro de Lozanía a

Qué tenía que ver un canal con el teatro? Casi carencia. El problema se originó cuando una hectradio del predio El Pino de Anatilde Silva de Ovalle se humedeció como consecuencia de la falta de muros en el curso de agua. La señYa Anatilde, Por otra parte de exteriorizar su molestia, exigía que se construyera un puente, un tapia y se abovedara el canal en la extensión hacia su chacra, entre otras obras. Esto Bancal una demencia, puesto que se debía cortar el agua por un tiempo prolongado y el municipio no tenía patrimonio para llevar a cabo tamaña trabajo. Si sin embargo cargaba con una deuda pronosticada de 10 millones de pesos, menos estaba en condiciones de anular otros 7 millones que repentinamente se le exigían. En esas circunstancias, Anatilde Silva de Ovalle pidió el embargo del Teatro Serrano y sus rentas de arrendamiento del año El recinto salió a remate un año a posteriori, siendo adjudicado a los únicos postores: un grupo de vecinos y vecinas representados por Ricardo Ariztía, quienes de su saquillo lanzaron un guindola al corregidor Adolfo Larraín y al municipio conservador que encabezaba. Sólo en 1958 la Municipalidad devolvió el monto a este Asociación de buenas personas, readquiriendo el edificio por más de 9 millones de pesos. Con un panorama relativamente claro, el Teatro Serrano quedó, finalmente, en manos de Demetrio Pérez, un conocedor del negocio y a la época igualmente administrador del Teatro Cervantes del vecino puerto de Santo Antonio. Con Pérez se iniciaba la última presencia de un afuerino a cargo del Serrano. Su carta de presentación Bancal su repaso en el rubro, la buena calidad del equipo sonoro, la promesa de pre

To ensure the functioning of the site, we use cookies. We share information about your activities on the site with our partners and Google partners: social networks and companies engaged in advertising and web analytics.

1 Danzas ceremoniales y carnavalescas de raíz altiplánica. (Material para ser presentado en el 44 Festival Doméstico del Folklore de San Bernardo, recopilado por el profesor Francisco González G. cercano a la Agrupación Folklórica Hamaycan) Hamaycan y su historia La Agrupación Folklórica Hamaycan nace el 27 de julio de 1976, bajo el alero de la parroquia Santo Mateo, comuna de Pedro Aguirre Cerda. Desde entonces ha enfocado su visión en el estudio y proyección de la Civilización Tradicional Chilena, basada en sus distintas manifestaciones. Hamaycan, sigla que significa Hombre Que Ama y Canta cuenta con 48 integrantes, entre músicos y bailarines, quienes actualmente, se encuentran celebrando sus 39 abriles de historia. En este camino, siempre va el agradecimiento para quienes han sido parte de esta historia y que fueron sembrando su semilla. Agradecemos a cada individualidad de los maestros que han sido formadores y orientadores de nuestro director Militar, Francisco González, en especial a la maestra Margot Loyola y al profesor Osvaldo Cádiz, quienes en los inicios de nuestro trabajo, con su sensatez, nos orientaron y guiaron para ir adquiriendo nuestra propia identidad.

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15

Comments on “Examine Este Informe sobre challas en meiggs”

Leave a Reply

Gravatar